> Blog y Noticias > Blog > Conozca los tesoros escondidos en los alimentos
Conozca los tesoros escondidos en los alimentos
Una dieta equilibrada puede darle al cuerpo las vitaminas que necesita para tener una buena salud. 
Usted puede leer esta nota mientras desayuna o almuerza. Y no es por dañarle la merienda, pues es obligatorio gozar todo lo que nos llevamos a la boca. ¿Pero sabe qué contiene ese pedazo de carne, ese pescado o esa fruta? Si la respuesta es negativa, debería leer con atención este artículo para que conozca algunas propiedades que puede generar una dieta balanceada o, mejor, una alimentación consciente.
Y entre todas esas cosas buenas de los alimentos están las vitaminas. La palabra ‘vitamina’ la introdujo Casimir Funk, un bioquímico polaco que en 1912 consideraba que eran necesarias para la vida (‘vita’), y complementaba diciendo que todas estas sustancias tenían la función ‘amina’, unos compuestos derivados del amoniaco.
La verdad es que son sustancias que el organismo necesita para el metabolismo y su funcionamiento adecuado; pero no se producen en el cuerpo, hay que consumirlas de manera regular a través de la alimentación. Vale aclarar que solo la vitamina D es producida de alguna forma por el organismo y que pequeñas cantidades de vitamina K, B1, B12 y de ácido fólico son fabricadas por la flora intestinal.

También es importante aclarar que muchas se pueden comprar como pastillas o suplementos, siempre y cuando sea bajo las órdenes y la supervisión del médico. Porque abusar de ellas y consumirlas sin fórmula puede ser contraproducente y peligroso. Las vitaminas no aportan energía porque no se utilizan como combustible, pero sin ellas el organismo no puede aprovechar todos los elementos que construyen el cuerpo y proporcionan la energía que entra por la dieta.

Las células utilizan las vitaminas como precursoras de enzimas que regulan las reacciones químicas que permiten su vida. Es como ayudar a transformar los alimentos en energía. Las vitaminas se dividen en dos grupos: liposolubles e hidrosolubles. Y así las puede encontrar en la dieta diaria.
Vitamina A (Retinol)
Es una sustancia antioxidante, porque elimina radicales libres y protege a las células de su envejecimiento prematuro. Su función es mantener sana la piel, las mucosas, los dientes y los huesos. También interviene en la elaboración de hormonas sexuales.

Su déficit puede ocasionar ceguera nocturna, sequedad en la piel y en los ojos. Su exceso altera los huesos, la menstruación y perjudica los glóbulos rojos.

Fuentes: aceite de hígado de pescado, yema de huevo, aceite de soya, mantequilla, zanahoria, espinacas, perejil, leche, queso, tomate y lechuga.

Tomado de. Eltiempo.com